El Castellar es un municipio de la comarca Gúdar-Javalambre en la provincia de Teruel, comunidad autónoma de Aragón, en el este de España. Tiene una población de 60 habitantes (INE 2014). En su término municipal podemos encontrar el nacimiento del Río Mijares.


La localidad fue fundada hacia el año 1200, años después de la reconquista de Teruel en 1170. Existe mucha documentación medieval y moderna que da noticias de esta población turolense y de su actividad económica, dedicada especialmente a la agricultura, silvicultura y también a la industria de la lana (hubo bastantes pelaires y tejedores en los siglos XVII y XVIII). Su iglesia llegó a tener varios sacerdotes y entre sus residentes en esos siglos aparecen notarios, maestros, carpinteros, herreros e incluso un cirujano en 1702. En aquella época surgió una importante familia que alcanzó cierta notoriedad y riqueza: los Dolz del Castellar.

El Castellar fue SESMA (Grupo de pueblos asociados) de Rubielos de Mora, para pasar más tarde a la vereda de Montalbán, posteriormente dependió de Teruel como corregimiento y finalmente, en 1834 se instituyó como municipio independiente. Hubo en su término 27 masadas habitadas. Durante la Guerra Civil de 1936-1939 estuvo en zona republicana de agosto de 1936 a mayo de 1938. En su término combatieron la 5 División de Navarra (nacionales) y la 96 Brigada Mixta (39 División republicana).Entre 1950 y 1970 sufrió un considerable proceso de emigración que lo hizo pasar de 400 habitantes a 120. La mayoría de sus vecinos emigraron a Barcelona y sus alrededores y en menor medida a Valencia y Castellón. Hacia 1925, una chica que se fue a servir a la Ciudad Condal sacó estos versos: “Adiós Castellar, mi pueblo / las espaldas te voy dando / no sé quién me dejo dentro / que me despido llorando”.

Una de sus tradiciones más singulares es la fiesta de Danzantes y Embajadas de Moros y Cristianos, que se celebra desde antiguo. Las últimas ediciones realizadas fueron las de 1979, 1990 y 2015. Tiene lugar esta fiesta el 12 de octubre. También celebra fiestas el 1 de mayo y el tercer fin de semana de agosto.

En los últimos años se han descubierto numerosas huellas de dinosaurios (icnitas), que han dado renombre a la localidad. En 2015 se ha inaugurado un Dinopaseo a cargo de Dinópolis Teruel.

 

 

fuente: Wikipedia