Vista aérea de los farallones cretácicos de la cima del Portillo Ramiro. Y es que hasta los buitres leonados colaboran con nosotros…¡Volamos alto!