En el Castellar se encuentran bloques de areniscas livianamente sustentados por arcillas que presentan caprichosas figuras. En este caso esta estilizada arenisca asemeja con su forma triangular acechante a una serpiente.