Bienvenida el agua de lluvia de estas últimas semanas. Tan necesaria para que los pastos de El Castellar se tornen verdes y que la ganadería extensiva sobreviva en el pueblo.