Poder pasear por la naturaleza de El Castellar sintiendo la primavera. Olor a pino, a flor de Aliaga, a tomillo fresco, a hierba aún humedecida por el chaparrón. El sonido del viento en los árboles, el discurrir del agua, el croar de las ranas, los gorjeos primaverales de los pajarillos y un grillo acompañando la sinfonía.Y la vista que se pierde entre el azul del cielo, el verde de la vegetación, el amarillo de las aliagas y el rojo de la tierra…¡Esto es CALIDAD DE VIDA!