(De 145 millones de años viajamos al año 1865)

Del mismo modo que la huella de este saurópodo quedó impresa sobre la tierra en forma de media luna, Julio Verne dejó impresa su huella en la historia de la literatura con su obra De la Tierra a la Luna.

El Castellar está lleno de vida, no se ha extinguido como nuestro dinosaurio, así que como dice una frase de este clásico de aventuras y ciencia ficción…

No sé si los mundos están habitados, y como no lo sé voy a verlo”.