La erosión y los desprendimientos van dejando su huella en el Portillo Ramiro.